Transición: Planificación para la Vida Después de la Escuela

El sistema educativo puede constituir la base para la planificación de la transición. El estudiante que recibe servicios educativos especiales en las escuelas públicas celebra reuniones regulares con la familia y con el personal de la escuela a fin de abordar el Programa Educativo Individualizado (IEP) del estudiante. Una vez que el estudiante esté en la escuela secundaria estas reuniones deberían empezar a planificar la transición de la escuela secundaria hacia la vida adulta. La ley federal, la Ley Educativa de Individuos con Discapacidades (IDEA), requiere que los planes de transición sean incluídos en el IEP del estudiante cuando alcance la edad de 16 años. A continuación daremos a conocer la manera cómo el IDEA (P.L. 101-476) define los servicios de transición:

300.18 Servicios de Transición
Tal como se utiliza en esta parte del paquete de información, “los servicios de transición” son un conjunto de actividades coordinadas para un estudiante, diseñadas dentro de un proceso orientado hacia el resultado, que promueve la transición de la escuela hacia las actividades post-escolares, incluso la educación secundaria, el entrenamiento vocacional, el empleo integrado (inclusive el empleo de apoyo), educación continua y educación de adultos, servicios de adultos, vida independiente o participación comunitaria.

El conjunto de actividades coordinadas debe basarse en las necesidades individuales de los estudiantes, tomando en cuenta sus intereses y sus preferencias; e incluye las actividades necesarias en las áreas de instrucción, experiencias en la comunidad, el desarrollo del empleo y otros objetivos de la vida adulta post-escolar y si es apropiado, la adquisición de destrezas de la vida cotidiana y la evaluación vocacional funcional.

Algunos estados requieren que la planificación de transición comience antes de la edad de 16 años. Puede consultar con el departamento de educación de su estado para confirmar a qué edad comienza la planificación y servicios de transición. Es importante que las familias y las escuelas den inicio a la planificación lo más antes posible para facilitar la transición de la persona con autismo e incrementar el éxito y la independencia en la vida adulta.

El término clave que podría emplearse al desarrollar los servicios de transición de un individuo es el Plan de Transición Individualizado (Individualized Transition Plan o ITP). Este podría ser escrito como área específica dentro del IEP o como documento separado que es aprobado por los funcionarios de la escuela y los padres de familia. Un artículo en Focus, el boletín informativo de la Sociedad de Autismo del Noroeste de Ohio, “Transition Planning from School to Work” sugiere algunos componentes del plan de transición:

  1. El plan, con inclusión de las metas y servicios, debe basarse en las necesidades de los individuos, las preferencias y necesidades;
  2. La planificación de transición debería ser orientada a la vida después de la escuela y no debe limitarse tan solo a la realización después de terminar la escuela;
  3. Debería haber un plan maestro que incluya las metas a largo plazo y un conjunto de actividades coordinadas para cada uno;
  4. Los servicios proporcionados deberían promover el paso positivo hacia la vida después de la escuela.

La colaboración entre agencias constituye un elemento muy importante del IEP en la transición del estudiante. El sistema educativo puede trabajar en colaboración con las agencias tales como el Departamento de Rehabilitación Vocacional, La Administración de Seguro Social o centros de vivienda independientes y de apoyo. Estas agencias podrían proporcionar entrenamiento o servicios directos para ayudar a la transición del estudiante. Los padres de familia deberían fuertemente estimular la colaboración entre agencias como parte del IEP. Al pensar acerca de la transición de la escuela secundaria, a veces es preciso comenzar el proceso con una lista de preguntas para servir de trampolín en la discusión. Es también fundamental que el proceso de transición implique la toma de acción. Después de identificar las áreas de interés y el establecimiento de las metas, se debe emprender algunos pasos activos para lograr dichas metas. Por ejemplo, a un estudiante con autismo con altas capacidades en el manejo de la computadora se le da permiso para que salga de la escuela temprano unos cuantos días a la semana para que trabaje como ayudante en la oficina de procesamiento de datos. Se adquirió esta posición a través de la oficina de rehabilitación vocacional y ellos continúan proporcionando el apoyo que se necesita. Antes de que dicho estudiante empiece este trabajo, se le enseñó los habitos sociales de la oficina y los correspondientes procedimientos tal como el uso del reloj de control de asistencia. Otro estudiante quien prefiere estar afuera se encuentra más adecuado para trabajar en un proyecto de limpieza en la comunidad antes que en una oficina de cuatro paredes. Este hecho enfatiza la necesidad de desarrollo de un plan adecuado a las destrezas y preferencias de cada individuo. Muchos creen que tres o cuatro experiencias diferentes pueden ser útiles en la evaluación de las necesidades y capacidades de un estudiante mientras aún todavía se encuentra en la escuela. El objetivo principal es preparar a todos los estudiantes para la vida después que termine la secundaria, ya sea que esto implique empleo o educación superior.

Con la finalidad de ayudar a las familias y a los estudiantes con discapacidades en la toma de pasos definitivos hacia una transición con éxito, el Centro Nacional de Información para Niños y Jóvenes con Discapacidades (National Information Center for Children and Youth with Disabilities) ha escrito un artículo que puede ser una herramienta útil de consulta, NICHCY Transition Summary, No.7, setiembre de 1991. Si desea recibir la totalidad del artículo, por favor ponerse en contacto con NICHCY, PO Box 1492, Washington, DC 20013-1492, 800.695.0285.

El proceso de transición es un proceso complejo que implica la toma de muchas decisiones. Las opciones de un estudiante después de la secundaria pueden ser incrementadas mediante un plan de transición adecuado. Cuando al estudiante se le da la oportunidad de experimentar diferentes medios ambientes y desarrollar habilidades de trabajo apropiadas, será capaz de eligir el mejor camino. Un buen plan de transición permite que los padres de familia, el personal de la escuela y los funcionarios de las agencias pertinentes trabajan unidos para hacer disponibles estas oportunidades.

Revisado: 8 enero 2008