– El término “Trastorno Generalizado del Desarrollo” (Pervasive Developmental Disorder (PDD)) es utilizado ampliamente por profesionales para referirse a niños con autismo y trastornos relacionados.

– Si tiene un niño cuyos diagnósticos son “retardo de comunicación”, “parece autístico”, “trastorno generalizado del desarrollo”, “trastorno generalizado del desarrollo no especificado de otra manera” o un retardo similar del desarrollo, por favor sepa que hay ayuda.

– Muchos profesionales definen el autismo y el PDD tomando como base el manual de diagnóstico impreso por la Asociación de Psiquiatría Americana: el Manual de Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders “DSM”) ahora en su cuarta edición (-IV).

– Las clasificaciones de diagnóstico se utilizan para indicar las similitudes entre individuos.

– El diagnóstico del autismo indica que las deficiencias cualitativas de comunicación, de habilidades sociales, y de la existencia de una diferente gama de intereses y actividades.

– Una persona es diagnosticada con PDD/NOS si posee algunos comportamientos que se perciben en el autismo, pero que no cumple con todos los criterios que determinan el autismo.

– Somos concientes que se les da a muchos niños la etiqueta de diagnóstico de “PDD” y deseamos señalar la importancia de clarificar la terminología con su diagnosticador.

– El autismo es un trastorno del espectro, con síntomas que varían de leve a grave.

– Los informes de evaluación son más útiles si se describen los comportamientos específicos en vez de realizar descripciones imprecisas y en términos generales. Si se lleva a cabo las re-evaluaciones, la información específica recogida ayudará tanto a los padres de familia como a los profesionales en el futuro.

– El diagnóstico del autismo o PDD/NOS requiere una variedad de información que incluye la historia del desarrollo del niño en áreas tales como las habilidades sociales, lenguaje, comunicación y juego, así como la integración sensorial.

– Idealmente, un equipo interdisciplinario de profesionales evalúa al niño que se sospecha que sufre de autismo. El equipo puede incluir, pero no se limita a ello, un logopeda, psicólogo, físico, y audiólogo.

– Los padres y los profesores tienen información importante que compartir con los evaluadores para determinar el diagnóstico del niño.